Historia de la Vid y el Vino en Baja California – Vinicultura a tu alcance

Historia de la Vid y el Vino en Baja California – Vinicultura a tu alcance

A partir de la conquista, el vino en el siglo XV y XVI se hizo presente en las expediciones del descubrimiento y colonización de América, pues el vino se consumía como alimento, medicina; así como reparador de fuerzas para la tripulación.

Igualmente, que con la difusión de las viñas en suelo americano por parte de los misioneros: jesuitas, dominicos y franciscanos, durante el siglo XVII. Quienes tenían la encomienda de la evangelización cristiana. Trayendo consigo a la Península de Baja California, los sarmientos de la vid para iniciar su cultivo y la técnica de elaboración del vino para la cotidiana celebración de la eucaristía.

Por lo tanto, es importante mencionar que en la Península de Baja California, los conquistadores encontraron uvas silvestres, sobre las cuales se utilizo el método de injertación de la Vitis Vinífera para mejorar las variedades de cultivo. Practica que 350 años después, gracias a Hernán Cortes, se hizo necesario en el cultivo de la vid, como consecuencia de la invasión de la plaga filoxera en Europa.

Ya que geológicamente la Península de Baja California, se caracteriza por ser tierra joven, mítica, árida y dura. Que se encuentra separada por la profunda fractura del Golfo de California también conocida con el nombre de Mar de Cortés. En cuya superficie erosionada y en grades extensiones, se encuentran rocas eruptivas superpuesta.

Existen diversas teorías que tratan de explicar su origen. La primera, afirma que es a causa de un gran desgarramiento registrado en la Era Terciaria. Otra teoría, a consecuencia del choque de las placas tectónicas.
El clima peninsular es cambiante: desde el calor tropical de toda la costa del Golfo de Cortés, al clima moderado mediterráneo del Pacifico, acompañado de neblina que a diario entran en los valles costeros sirviendo de reguladores climáticos.

La flora es típicamente desértica con una extensa variedad de plantas: cirios, pitahayas, chollas, palmeras, magueyes, yucas, mangles, jojoba, etc.; pero también álamos, olivares y encinos de los valles.

Habitado por los primeros pobladores, no solo de Baja California sino de toda América. Los indígenas kumiai, fueron seminómadas que buscaron asentarse en sitios cercanos a aguajes, cañadas u orillas de los arroyos. La etnia se dedicaba principalmente a la cacería, a la pesca ribereña y a la recolección de moluscos, frutos y semillas silvestres. La tribu Kumiai actualmente se ubican en dos comunidades asentadas en las inmediaciones del Valle de Guadalupe: al sureste, San Antonio Nécua o Cañón de los Encinos, y al norte, San José de la Zorra.

 

La llegada de la Vitis Vinífera.

En México, la introducción de la vid o conocida científicamente como vitis vinífera en América, fue traída por los conquistadores españoles desde la isla de Cuba, proveniente de España, donde al terminar con la conquista de México encontraron vides silvestres, tales como: la vitis lambrusca, vitis rupestris y vitis berlandieri. Siendo México, el primer territorio donde se plantaron las primeras cepas provenientes de España. Para marzo de 1524, Hernán Cortes, tras la conquista del imperio azteca, ordenó a cada colono por un plazo de cinco años, la plantación anual de 1,000 vides españolas por cada 100 indígenas a su servicio, logrando una expansión de viñedos por Puebla, Michoacán, Guanajuato, Querétaro, Oaxaca, San Luis Potosí, Sonora y Baja California.

 

Valle de Guadalupe en Ensenada Baja California.

El Valle de Guadalupe es una región vitivinícola localizada en el estado de Baja California. Fue descubierto en 1795 por el alférez español Ildefonso Bernal. Pero en 1834, la orden dominica fundó en una de sus mesetas la misión de Nuestra Señora de Guadalupe del Norte. Los frailes conducidos desde la Ciudad de México por Fray Félix Caballero, aprovecharon las características de la tierra y del clima, iniciaron el cultivo de la vid, el albaricoque, la pera y el olivo.

El valle contaba entonces con aproximadamente 400 habitantes nativos. En 1840 la misión fue destruida por indígenas de la región y el valle pasó a manos del gobierno, que envuelto en la invasión de Estados Unidos, la dejó en manos de una empresa rusa colonizadora por 50 años, quienes retomaron la producción del vino.

El Valle de Guadalupe comprende varias poblaciones como Francisco Zarco, El Porvenir y San Antonio de Las Minas. En los comienzos del siglo XX, Porfirio Díaz concedió una concesión a un grupo de familias rusas llegadas del territorio estadounidense, en lo que actualmente es Francisco Zarco, pero a finales de la década de 1950, nacionales provenientes de Mexicali se asentaron en el lugar para recuperar la población que puede visitarse en nuestros días.

El Valle de Guadalupe es equivalente en extensión al Napa Valley de los Estados Unidos y tiene un clima similar al del suroeste de Francia. Se trata de un lugar de enorme atractivo turístico por estar integrada a la famosa Ruta del Vino en el territorio bajacaliforniano. Ofrece a los visitantes sitios de gran interés, como por ejemplo, museos, zoológico, viñedos, restaurantes, casas vinícolas y cautivantes hoteles boutique.

 

Climatología

Baja California, cuenta con un clima mediterráneo en términos generales. Las escasas precipitaciones son en invierno; las temperaturas son cálidas y existen muchas horas de sol. La corriente fría de California, que baja del Océano Pacífico por las costas de la península, funciona como reguladora de temperatura al no dejarla subir excesivamente. Se aprovecha un clima de días con calor y sol, óptimo para llegar a la madurez de la uva y noches frescas indispensables para fomentar aroma y acidez en los vinos. A pesar de que la poca disponibilidad del agua es causa de rendimientos bajos en las plantaciones de vid, esta condición puede dar vinos con buena concentración y expresión frutal.

Un inicio comercial.

En 1870, Loreto Amador adquiere la propiedad de lo que fue la Misión de Santo Tomás de Aquino y al paso de algunos años, éste se ve obligado a vender la propiedad del rancho Los Dolores a Francisco Adonaegui y Miguel Ormart, en 1880, quienes se convirtieron en los pioneros en el comercio de vino en Baja California, siendo transportado en carretas desde el rancho hasta la actual ciudad de Ensenada. Dando origen, en 1888, a Bodegas de la Misión de Santo Tomás, considerada la primera empresa vinícola establecida en el estado de Baja California.

 

Expansión con Familias Rusas.

Desde la Rusia zarista surgió una corriente migratoria hacia México que se inició entre 1904 y 1906. Las colonias rusas integradas por 104 familias de molokanos, llamados así por practicar la religión Molokan palabra que significaría bebedor de leche en la lengua rusa. Solicitaron al entonces presidente Porfirio Díaz, asentarse en el valle de Guadalupe, Baja California, para trabajar la tierra. Cultivaban vid, trigo y hortalizas; producían pan, conservas y lácteos: queso, leche, mantequilla, y criaban aves de corral, como gansos y patos, de las cuales aprovechaban no sólo su carne, sino también sus plumas para confeccionar cobijas, almohadas, colchones y ropa.

 

Dos Grandes Vinícolas.

 

A principios de los años veinte, desembarca en el puerto de Veracruz Don Ángelo Cetto con un grupo de agricultores provenientes de Trento al norte de Italia, en búsqueda de nuevas oportunidades de desarrollo, y, para 1926, adquiere la Vinatería Johnson en la ciudad de Tijuana, Baja California. Años más tarde, con el propósito de dedicarse al cultivo de la vid, compra una finca al noroeste del Valle de Guadalupe en 1936. Debido al excelente clima y suelo de la zona, en 1937, da origen a Bodegas Cetto. Su adquisición de terrenos para el cultivo de la uva se expande al Valle de Guadalupe, Santa Rosa, Valle Redondo, La Calentura y el Valle de Mexicali. Después contrata al enólogo Camillo Magoni, originario de Morbegno Italia, en 1966, para el mejoramiento en el cultivo y producción de vino. Así, entonces, en 1972, en honor a su hijo Luis Agustín Cetto, la empresa adquiere el nombre de L.A. Cetto, dando un fuerte impulso al dinamismo empresarial y, sobre todo, a la elaboración de caldos de alta calidad.

Casa Pedro Domecq.

Otra empresa que difundió la calidad en la elaboración de vino y aguardiente, fue la familia española Domecq, estableciéndose en 1953, en la ciudad de México. Esta empresa realizó importantes esfuerzos en materia de exportación, siendo la primera en exportar vino de calidad directamente a Estados Unidos, considerada la de mayor venta a nivel mundial. Una gran cantidad de su uva se destina para la elaboración de brandy, ya que esto le ha permitido abrirse mercado en otros países de Europa.
En 2005, el grupo francés Pernod Ricard la multinacional número tres del mundo en vinos y bebidas alcohólicas, anuncio una oferta publica de adquisición (OPA) amistosa sobre Allied Domecq, número dos mundial (en ese momento).

 

Enotecnia productiva.

Actualmente Baja California acumula el 90% de la producción nacional de vino, cuenta con + de 3,500 hectáreas de cultivo para la producción de vino, 150 Vinícolas registradas ubicadas en los Valles de San Antonio de las Minas, Valle de Guadalupe, Valle de Tecate, Valle de Ojos Negros, Valle de Santo Tomas y Valle de San Vicente.


Impactando en el mundo y con futuro prometedor.

Dieciocho etiquetas mexicanas cautivaron a catadores del todo el mundo y se adjudicaron medallas durante la 24 edición del Concours Mondial de Bruxelles. Campeonato internacional de vinos realizado del 5 al 7 de mayo de 2017 en Valladolid España.

De entre más de 9 mil vinos de España, Francia, Italia, Portugal, Hungría y Estados Unidos, entre otros países productores, los mexicanos destacaron por su precisión técnica y gran expresión sensorial.

Hubo dos vinos con medalla gran oro: Casta Tinta Syrah 2013 (Valle de Guadalupe) y Viña Doña Dolores Brut Reserva 2013 de Freixenet (Querétaro).

Las demás medallas, oro y plata, fueron otorgadas a vinos de las bodegas Casa Madero (Parras, Coahuila), Vega Manchón (Dolores Hidalgo), San Juanito y De Cote (Querétaro), Pinesque (Chihuahua), Monte Xanic, Santo Tomás, Casa Pedro Domecq y L.A. Cetto (Baja California).

 

Reflexión.

Hoy en día, en los valles de Baja California hay mucha gente inquieta e innovadora que ha llegado de varias partes de México y del mundo, con un interés común: aportar, sumarse al esfuerzo, encontrar un lugar de descanso, así como un estilo y calidad de vida. Quienes forman parte de esta comunidad son personas conscientes, en busca de regresar al origen, a su naturaleza dentro de un entorno sustentable. Ya que, entienden la importancia de conservar y respetar los recursos que ofrecen los valles.

Por ese motivo, Wine Club SÍBARI, se compromete en ofrecer un nuevo estilo de Enoturismo en los Valles y Viñedos de Baja California, para que disfrutes con todos tus sentidos su historia, su cultura, gastronomía y sus paisajes con gran responsabilidad social.

¨Con placer vivimos haciendo lo que hacemos, al igual que la vid con el mismo placer, hace lo que bebemos¨
Psi. Nadia Coria & Somm. Rodolfo Robles

Visita Nuestra Vinicultura

 

BIBLIOGRAFÍA

EL PARAÍSO PERDIDO Historia vitivinícola y Feria de la Uva en el Aguascalientes del siglo xx. Luciano Ramírez Hurtado. 
Universidad Autónoma de Aguascalientes.

EL VALLE DE GUADALUPE Conjugando Tiempos. Juana Claudia Leyva Aguilera y Martha Ileana Espejel Carbajal Coordinadoras.
Universidad Autónoma de Baja California

HISTORIA DE LA VID Y EL VINO EN LA PENÍNSULA DE BAJA CALIFORNIA
Ing. Camilo Magoni

MÉXICO DESCONOCIDO El Vino en México